como saber en qué frecuencia estoy vibrando, vibración del cuerpo, dos personas que vibran en la misma frecuencia, energía frecuencia y vibración,frecuencia que vibra el cuerpo humano,vibrar con otra persona, cómo sé cuale es mi vibración, vibración, vibraciones personales, vibración y atracción, atraer con las vibraciones, programación vibración, creencia y vibración, creencias y vibración, vibración e información
como saber en qué frecuencia estoy vibrando, vibración del cuerpo, dos personas que vibran en la misma frecuencia, energía frecuencia y vibración,frecuencia que vibra el cuerpo humano,vibrar con otra persona, cómo sé cuale es mi vibración, vibración, vibraciones personales, vibración y atracción, atraer con las vibraciones, programación vibración, creencia y vibración, creencias y vibración, vibración e información
como saber en qué frecuencia estoy vibrando, vibración del cuerpo, dos personas que vibran en la misma frecuencia, energía frecuencia y vibración,frecuencia que vibra el cuerpo humano,vibrar con otra persona, cómo sé cuale es mi vibración, vibración, vibraciones personales, vibración y atracción, atraer con las vibraciones, programación vibración, creencia y vibración, creencias y vibración, vibración e información
Novela negra   
Novela El Nigromante
 
El Camino de la iluminación espiritual y personal
Espiritualidad
Valentín Martínez
LAS VIBRACIONES PERSONALES
como saber en qué frecuencia estoy vibrando, vibración del cuerpo, dos personas que vibran en la misma frecuencia, energía frecuencia y vibración,frecuencia que vibra el cuerpo humano,vibrar con otra persona, cómo sé cuale es mi vibración, vibración, vibraciones personales, vibración y atracción, atraer con las vibraciones, programación vibración, creencia y vibración, creencias y vibración, vibración e información

 

QUÉ ES UNA VIBRACIÓN, LAS VIBRACIONES PERSONALES Y COMO AFECTAN A NUESTRO ENTORNO
 
Una vibración está formada por energía en forma de onda e información. Esa energía se manifiesta en una estructura visible, por ejemplo, podemos intuirla en el movimiento del agua en forma de círculos o en la forma en que se agrupan los granos de arena sobre una superficie que hacemos vibrar con una amplitud de onda o frecuencia determinada. Podríamos decir que la energía es la fuerza que sostiene o hace manifiesta la onda, y la información sería la forma que debe adoptar esa onda; que puede ser sencilla como un círculo o una figura compleja como la que aparece en los videos sobre Cimática que puedes ver en internet (Cymatics). La información que contiene cada frecuencia particular le dice cómo “debe comportarse”.
 
Se nos dice que dependiendo de cómo vibremos atraemos personas o acontecimientos a nuestra vida. ¿Pero qué hace que vibremos y qué parte de nosotros es la que vibra?
 
En primer lugar, hay que decir que todo, absolutamente todo, está vibrando en nuestro universo. De hecho, hay quien manifiesta que la forma de nuestro cuerpo o la de cualquier otro, ya sea biológico o no, es el resultado de una vibración extremadamente compleja que del mismo modo que ordena los granos de arena en los experimentos cimáticos, en nuestro caso ordenaría nuestras células.
 
Nuestras células se ordenarían alrededor de un campo vibracional que las distribuye y las modifica en función de una estructura energética llamada campo morfogénico o morfogenético, tal y como lo ha bautizado el Dr. Ruphert Sheldrake.
 
Este campo energético que se encuentra dentro de nosotros vibraría en conjunción con nuestras células que ya vibran por sí mismas -al estar hechas de átomos-, pero vibran con una frecuencia especial y, sobre todo, personal, ordenando a nuestro alrededor nuestro entorno tal y como sucede con el ejemplo de la arena, pero en nuestro caso, en el caso de los seres humanos, ordenaría a nuestro alrededor a personas y acontecimientos que tengan una frecuencia similar a la nuestra.
 
Los que determinan la frecuencia con la que vibramos son nuestras creencias. Una creencia no es un pensamiento. Es algo mucho más complicado. Es una especie de estructura mental que se asemeja a un programa de ordenador. Sin duda está formada por pensamientos, pero son pensamientos complejos concatenados, cuya gran mayoría pasa desapercibida para nuestra conciencia y están almacenados en nuestro subconsciente.
 
Allí vibra siempre que tiene oportunidad. Vibra cuando la frecuencia de otra persona, con algún punto en común con la estructura de nuestra creencia, la hacer resonar. Es entonces cuando despierta al conjunto de elementos que contiene nuestra creencia poniéndolo a vibrar.
 
Vamos aponer un ejemplo práctico y sencillo.
 
Imaginemos una creencia como pueda ser “siempre que entro en un bar parece que me vuelvo invisible y ningún camarero me atiende”.
Al entrar en el bar, y ver a los camareros, la creencia se pone a vibrar, todas las células de nuestro cuerpo, varían su frecuencia.
 
Nuestra creencia contiene una onda vibracional que es la que lleva la información en este caso a una persona: el camarero o los camareros. Esa información es la siguiente: “cuando me veas ignórame”.
 
Es importante darse cuenta que la información que contiene una creencia le está diciendo al entorno como tiene que comportarse con relación a ella. El entorno reaccionará de manera automática e inconsciente. En el caso de nuestro ejemplo el cuerpo de los camareros, el campo físico y energético de los camareros, se estructurará en función de la vibración que ha resonado con ellos como camareros.
 
El resto de las personas que están en el bar interactuarán con normalidad con el sujeto de nuestro ejemplo porque no resuenan con su vibración, pues no son camareros.
 
De este modo todas las creencias de nuestro sujeto ordenarán el resto de su vida. Si cree que merece ser bien pagado en el trabajo que realiza, lo será por el mismo principio por el que fue ignorado al entrar en un bar. Atraerá y vibrará con quienes pueden valorarle e ignorará o se apartará inconscientemente de quienes no le valoren ya que su “resonancia” no estará en consonancia con su propia vibración. Hay que poner de relieve que todo se desarrolla por sí mismo.
 
Es por este motivo que muchas personas piensan que la vida nos vive, que no somos nosotros los que vivimos. El problema está en la falta de conciencia que tenemos sobre nuestras creencias, que son los programas energéticos que rigen nuestro mundo físico.
 
Si nuestras creencias son las que determinan energéticamente nuestra vida, esta se desarrolla de dentro hacia fuera. Es decir, no son los acontecimientos con los que nos encontramos los que determinan nuestra calidad de vida, no es nuestro esfuerzo físico y consciente el que nos dará el éxito o el fracaso. Son nuestras creencias las que lo ponen ellas solas, como consecuencia de la frecuencia de su vibración, delante de nosotros. Todos conocemos el caso de aquel que no para de esforzarse en su trabajo o cualquier otra actividad y nunca consigue ningún resultado decente. Si fuera por esfuerzo y dedicación todo el mundo tendría éxito en cualquier cosa que se propusiera, pero no es así.
 
Cambiar nuestras creencias es la clave para que cambie nuestra vida, pero primero tenemos que encontrarlas, notar su energía en las sensaciones que experimenta nuestro cuerpo y, sobre todo, descubrir la orden o mensaje que llevan, ver el programa que transmitimos al otro, o al conjunto de nuestro entorno, que hace que se comporte de ese modo tan particular que lo hace con nosotros.
 
Valentín Martínez Carbajo.

Enlazar con EL EGO Y LAS VIBRACIONES PERSONALES